¿Qué es versionamiento semántico? ¡Aquí te lo explicamos!

A la hora de trabajar con proyectos grandes de software siempre es importante tener un control de lo que se el cómo va creciendo nuestro código, siempre hay que mantener un orden. En nuestros inicios como desarrolladores de aplicaciones (en cualquier plataforma) siempre optamos en primera instancia por los comentarios al inicio del proyecto. En las primeras líneas especificamos qué funcionalidades fueron agregadas y qué otras fueron quitadas. A su vez, a las funcionalidades nuevas optamos por colocarle una fecha y el nombre del autor. Esta práctica hace el trabajo, pero surge la gran duda: ¿cómo le decimos al consumidor del software que la aplicación ha cambiado mucho o poco sin que vea los comentarios iniciales?

Para eso, tenemos una técnica que hoy en día se conoce como “Versionamiento semántico” y ¿qué es eso? Es una manera de identificar la versión de nuestro software usando un patrón específico y estándar, así; cualquiera que se interese en nuestro software y vea el historial de versiones vea cuánto se ha mejorado a través de cada una de las actualizaciones.

Ahora, ¿cómo usarlo? El número de la versión se identifica con tres dígitos, lo cual es un patrón X.Y.Z y cada posición tiene su significado:

  • X o major: es cuando se hace un cambio muy grande en el software, se borran o se añaden múltiples funcionalidades. Generalmente la versión anterior a ésta es incompatible con la nueva, por eso; al descargarla para el uso hay que tener consideraciones. Un ejemplo es la reciente versión 3.1.0 de jQuery, a comparación con la 2.2.4 hay muchas cosas que varían, quizá funciones nuevas o algunas removidas que pueden ocasionar incompatibilidad.
  • Y o minor: Es la manera de agregar una nueva funcionalidad pero esta sigue siendo compatible con la versión anterior. También es considerada cuando se marca algo del software como obsoleto.
  • Z o patch: Se utiliza cuando se corrigen fallas. No sólo se usa para corrección de funcionalidad, también es posible usar este dígito cuando se cambian aspectos estéticos. La compatibilidad con versiones anteriores se mantiene perfectamente.

Además de los tres dígitos identificadores tenemos un identificador que básicamente dice qué tipo de versión es “qué tan adelantada está”. Ejemplo: Si yo tengo un software que se llama Control-Tick y la última versión estable es la 2.5.1 y yo en conjunto con mi grupo de trabajo empezamos a desarrollar la 3.0.0 la debemos marcar con el sufijo “alpha”, ya que sólo vamos empezando. A medida que el desarrollo va avanzando la podemos marcar como “beta”. Una vez terminada y la podemos marcar como “rcX” donde la X es un número de versión candidata. Y quedaría así 3.0.0-rc1 para especificar que es la versión candidata número 1.

Recomendaciones finales: Como buenos desarrolladores que debemos ser, siempre es aconsejable tener cada versión oficial respaldada y muy bien identificada para así saber lo que fue modificado.

En próximas entradas veremos una poderosa herramienta para tener de manera eficiente un manejador de versiones y poder poner en práctica el Versionado semántico.

 

 

About Omar Gudiño view all posts

Ingeniero Informatico, especialista en Seguridad Informática y Arquitecto de Soluciones Cloud. Apasionado de la seguridad Informática y las Artes Marciales.

0 Comments Unéte a los comentarios →